A doscientos mil el paquete y más.“MANO PELÉ CHUSPA AL SUELO” Por : Odín Sánchez Montes de Oca

A estas horas, por estos dos días, y hasta el Domingo 13, mientras los directivos de campañas despachan a sus representantes o delegados, líderes o capitanes, hacia los distintos municipios donde quiera que se hayan instalado los puntos electorales, con los suficientes recursos para sufragar los costos, o se realizan los correspondientes giros por Súpergiros o corresponsales bancarios, digan ustedes: Para combustible, transporte, refrigerio, y para el mal llamado incentivo del “Día D”, sin el cual es muy difícil que los electores acudan a las urnas -hizo carrera o se convirtió en costumbre-, estos, avisados por distintos medios o maneras, por la propaganda de que determinado candidato tiene “billete”, se arremolinan en sedes y directorios con sus respectivos listados en la búsqueda de venderse o vender al mejor postor a las personas que integran la lista que depurada y conocido el puesto de votación, se cotizan entre 150 mil y hasta en Doscientos mil pesos el voto por Cámara y Senado, o lo que llaman “El paquete”.

Y yo hasta creo que, quienes por distintos medios hemos venido denunciando el fenómeno de la corrupción, y a quienes se han venido enriqueciendo ilícita y fácilmente con los recursos del estado, somos de alguna manera responsables de aquellos tumultos en algunas sedes de campaña atendidas directamente por las personas a quienes les hemos instalado o hemos rotulado como los “embilletados”, porqué la gente no acude a sede “varada” o directorio que no aparente por lo menos tener los recursos suficientes para adelantar la campaña, dan vueltas pues de directorio en directorio o de sede en sede, y aquí es que váyase a saber si cae el político en las redes del vivo y potencial elector, o este pierde su tiempo tratando de persuadir al Jefe de Sede o de Campaña o al encargado de manejar los recursos de esta, de la necesidad de comprarle el voto; por lo general en Barranquilla son los famosos “mochileros” quienes, reclutan, recogen los listados y los entregan en la sede (Casa blanca de la Merlano). Aquí es donde se van a robar a más de uno, porque las gentes no les quiere votar o porque, se quedaron con los recursos de las regalías, o porque fueron mezquinos, para el caso de Quibdó, al decir que no invertirían en la capital porque ya lo habían hecho los Doctores Zulia Mena y Efrén Palacios que eran de por estos lados, y también porque, el resbaloso sujeto que no merece que mencionemos su nombre, sino el de la nueva especie llamada “Ratabagre”, afirmó que, a los dirigentes liberales del Atrato y a los electores de Quibdó, los compraba fácilmente.

Lo mismo ocurre con otros candidatos o dirigentes de un municipio vecino al de Istmina, cuyos recursos de campaña, además de provenir de fracasados proyectos de seguridad alimentaria, dicen la malas lenguas que, tienen orígenes en las actividades ilícitas propias de “nuevos ricos”, residenciados en Cali, oriundos del Bajo Baudó, con algunas Influencias en el Litoral del Pacífico, quienes, pese a sus jugosas ganancias, incursionan en política como en los tiempos de la “Hormiguita”, convirtiendo estas fértiles tierras de los Arangos, Roseros, Castros, Peñas, Possos, Salas, Potes y Garcés, en tierras del “todo vale”.

Si en lugar de ignorarlos, nos dedicamos a viralizar sus robos -culturalmente hoy hazañas-, porque algunos jóvenes de Quibdó se babean con la rápida consecución de la mansión de Yosimar, o con ver las caravanas electorales de carros cuatro puertas adquiridas en el periodo de la gobernación anterior y provenientes de Istmina, porque cualquier personaje oriundo del San Juan y funcionario o ex funcionario de ese periodo, lo primero que hizo fue comprarse una moderna camioneta de alta gama para poder venir a laborar en la mañana y regresar raudo en las horas de la tarde a Istmina, todos estos excesos de bonos para combustible, licor, comida y camisetas, como los de la famosa mancha roja de días pasados, son los que tienen al elector muy pendiente y mirando hacia las sedes rojas y a las de la nueva esperanza, en procura de los famosos 200 mil por el paquete. “Oyeran decir mañana en misa, cuando den ese poco de plata y no aparezcan los votos”.

PDTA: Que buen ejemplo el del Centro Democrático al solicitarle la renuncia al candidato al Senado Daniel García, apenas citado para audiencia de imputación. ¿Será que en estos días el Partido Liberal de César Gaviria, hará lo mismo con candidatos en iguales o peores condiciones que García?, para el caso del Chocó, Nilton Córdoba Manyoma, candidato al Senado y el “Bagre enjabonado” para la Cámara, el primero en etapa de Juicio, y el segundo varías veces imputado.

Atentamente,

Odín Sánchez Montes de Oca

Deja un comentario